Bienvenida

Estimados Usuarios del Segundo Registro de la Propiedad:

En Guatemala estamos iniciando una nueva etapa; con humildad, esfuerzo y la ayuda del Creador estamos dando los primeros pasos en dirección correcta a vencer nuestros más grandes retos. Este es, definitivamente, el momento de decir la verdad, con atrevimiento y con franqueza; debemos hacer frente al rezago en que la institución se encuentra; debemos actuar sin temor y prontitud. Por tanto, ante todo, permítanme ratificarles, mi firme convicción de no defraudarlos, impulsando medidas oportunas y permanentes en contra de las violaciones éticas que ponen en duda la seguridad registral y la certeza jurídica.

Ahora es el momento de actuar y devolver a esta institución sus más preciados y antiguos valores. La magnitud de la recuperación dependerá de la medida en que apliquemos valores sociales y esfuerzos creativos de servicio. La certeza jurídica reclama cambios en la ética y en las estrategias de trabajo, alineadas en hacer respetar los derechos de propiedad. Ello demanda una propuesta programática, consensuada, de largo alcance, que nos obligue a actuar con rigor; con métodos estratégicos que rompan paradigmas, inercias y atavismos de una cultura burócrata.

Nuestra primera y más ardua tarea, es hacer que la institución dirija su vista al servicio público, que vuelva sus esfuerzos en dirección a brindar seguridad y protección a todas las operaciones registrales, estimulando y reorganizando el manejo de nuestro más valioso recurso, El Recurso Humano.

Inmediatamente, proponer y conducir reformas institucionales frescas, claras y sensatas  para un cambio real y sustantivo, procediendo con cordura y valentía, edificando las nuevas bases del proceso registral que conllevará la certeza jurídica que todos esperamos de esta valiosa institución.

He tomado la alta responsabilidad de dirigir esta institución, frente a mi conciencia y teniendo presente los valores y principios morales que me comprometen, portando no solo mis convicciones personales, sino los sueños y anhelos de cambio de todos aquellos hombres y mujeres que a través de un trabajo digno lograron fundar un patrimonio y esperan la protección y seguridad de sus bienes.

Con determinación, disciplina y la clara satisfacción que produce el cumplimiento del deber; rogando el favor y la bendición de Dios, asumo la responsabilidad como Registrador Titular del Segundo Registro de la Propiedad.